sáb

25

ene

2014

Remedios caseros contra las plagas de tus plantas


 

Aunque los remedios caseros no son nunca tan eficaces contra las plagas de insectos o las infestaciones por hongos, como los productos comerciales, es útil conocer alguna que otra receta, ya que nos pueden sacar de un apuro en pleno mes de agosto cuando todo está cerrado o cuando no disponemos de esos eurillos que valen los insecticidas y fungicidas comerciales.
Recuerda que, dado que estas recetas son totalmente naturales, las puedes combinar entre sí y con productos ecológicos que hayas comprado en tu grow de confianza.

 

EXTRACTO DE TABACO.
Sirve para casi cualquier plaga de insectos.
Pon a macerar al sol durante tres días los siguientes productos dentro de una botella de agua de litro y medio:
10 cigarrillos rubios, 2 guindillas, media cebolla pequeña y dos dientes de ajo. Después filtra el líquido para no atascar el pulverizador y rocía tus plantas de 2 a 3 veces por semana.

JUGO DE GERANIO.
Para ahuyentar a los escarabajos de nuestras niñas, lo mejor es dejar macerando en un litro de agua los tallos y las hojas de nuestros geranios durante una semana. Filtrar el líquido resultante y rociarlo alrrededor y por encima de las plantas que quieras proteger. (Tus geranios quedarán que darán pena, pero tu marihuana no se la comerán los escarabajos).

CENIZAS DE MADERA.
Guarda las cenizas de la última barbacoa que hiciste con tus amigos (tiene que ser de madera, no de carbón). Espolvoréalas alrrededor de tus plantas y evitarás que las orugas se acerquen a ellas. Odian que la ceniza se les pegue en sus patitas.

ACEITE DE OLIVA O DE GIRASOL.
Mezcla 1ml de aceite de oliva o de girasol en un litro de agua y rocía tus plantas de cannabis con la solución. Mata a las arañas rojas y sus larvas asfixiándolas. También resulta moderadamente eficaz contra otros insectos chupadores.
Interrumpe las pulverizaciones dos semanas antes de cosechar.

SALSA TABASCO.
Mezcla una cucharada de salsa de tabasco y 4 dientes de ajo triturados en medio litro de agua. Déjalo reposar una noche y fíltralo. Después puedes pulverizar tus plantas para ahuyentar a los insectos.

LEJÍA.
La lejía mezclada con agua es un poderoso fungicida. Úsala para limpiar tu cuarto de cultivo tras una cosecha en la que hayas padecido hongos. No la apliques jamás sobre las plantas.

JABÓN BIODEGRADABLE
Es el jabón que usamos como lavavajillas a mano (tipo Fairy, Mistol, etc..). Pon un par de gotas en todas las recetas que uses en pulverización ya que ayuda a fijar el producto en las hojas de la planta para que no resbale y además actúa también como preventivo contra nuevas plagas de insectos.
Puedes usar también un par de gotas en un litro de agua y rociar tus plantas con esta mezcla, previene las plagas de insectos.

PAJA

Busca paja de granja (de la que se usa en gallineros, etc.) y espárcela alrrededor de tus plantas para que no se acerquen los caracoles. Detestan caminar sobre la paja.

CERVEZA
Pon algunos recipientes planos (tipo plato) alrrededor de tus plantas y llénalos de cerveza. Es un potente repelente de caracoles y babosas. Recuerda renovar la cerveza si ha llovido o ha hecho mucho sol. Vigila a tu perro, puede pillar una buena cogorza si tiene sed.

MENTA, POLEO Y OREGANO.
Haz una fuerte infusión de alguna de estas hierbas o de todas a la vez y rocía tus plantas. Evitarás que los insectos las invadan.

LECHE.
Mezcla un cuarto de litro de leche entera de vaca con 3/4 de litro de agua y pulveriza cada día las plantas que hayan sido atacadas por los hongos. Si eres constante, verás como éstos desaparecen. (Es una receta tibetana).

BICARBONATO
Mezcla bicarbonato sódico con agua hasta saturarla y rocía con la disolución las plantas que hayan sido atacadas por los hongos. El bicarbonato mata los hongos porque altera el pH del follaje, pero no perjudica la planta.

AGUA FRESCA.
Duchar a tus plantas o rociarlas con agua fresca un par de veces por semana a yuda a impedir que se instalen ácaros en sus hojas y cogollos. No te pases en interior durante la floración, aumentarías muchola humedad y evitarías los ácaros, pero propiciarías la aparición de hongos.

ASPIRADORA DOMÉSTICA.
Agita las hojas de tus plantas al tiempo que diriges el tubo  de tu aspirador de suelo casero, hacia el aire. La mayoría de insectos voladores son aspirados facilmente por este mostruo eléctrico. No eliminarás totalmente la plaga, pero la reducirás considerablemente.

 

Control natural de enfermedades

 

Existen numerosos remedios caseros que combaten, de forma eficaz, las plagas que dañan tus plantas sin los efectos perjudiciales de los pesticidas de origen químico.

Insecticida de saúco (Sambucus nigra): si queremos acabar con áfidos, mosquitas, escarabajos, larvas, gusanos y otros insectos blancos tenemos que hervir a fuego lento 220 gramos de hojas en medio litro de agua durante 30 minutos. Después, colamos y mezclamos con una cucharadita de jabón de castilla. Las hojas de saúco también tienen propiedades funguicidas por lo que se utiliza en el control del mildiu.

Aceite de ajo: combate áfidos, saltamontes, ácaros y moscas blancas. Además, es un repelente para los conejos. Por su contenido en azufre, también actúa como bactericida y funguicida preventivo.
Preparación: molemos 85 gramos de ajo con 30 gramos de aceite vegetal. Dejamos reposar unas 24 horas. Colamos y mezclamos con una cucharadita de emulsión de pescado, una cucharadita de jabón de castilla y medio litro de agua. Si queremos prolongar la duración de la mezcla durante varios meses, sólo tenemos que guardarla en un recipiente de vidrio.

Hojas y raíces de Conyza bonariensis: sus hojas y raíces tienen propiedades insecticidas.
Preparación: hervimos una taza de hojas y raíces en un litro de agua, durante media hora. A continuación, lo tapamos y dejamos reposar unos 10 minutos. Una vez frío, mezclamos con una cucharadita de jabón de castilla.

Rábano picante (Armoracia rusticana): actúa de forma eficaz contra escarabajos, orugas, mosca blanca e insectos de cuerpo blando.
Preparación: hervimos 3 litros de agua, le añadimos 2 tazas de pimienta cayena, una porción de tres centímetros de raíz de rábano picante macerada o molida, dos tazas de hojas de geranio. Dejamos reposar la mezcla durante una hora para que enfríe; luego colamos y aplicamos.

Hidróxido de calcio o cal hidratada: es un estupendo repelente contra escarabajos, ácaros, etc.
Preparación: necesitamos 140 gramos de hidróxido de calcio por cada 2 litros de agua y una cucharadita de jabón de castilla. Se aplica dos veces por semana.

Maravilla o caléndula (Calendula officinalis): Repele escarabajos, gusanos e insectos cortadores.
Preparación: molemos una taza de hojas y flores de caléndula, la mezclamos con un litro de agua y la dejamos reposar durante 24 horas. A continuación, la colamos, la diluimos en 6 litros de agua y, por último, le añadimos una cucharadita de jabón de castilla.

Cáscara de naranja: la naranja, al igual que otros cítricos, contiene pesticidas naturales como la limonina y el linalol. Estos compuestos se utilizan contra insectos de cuerpo blando como áfidos, cochinillas, además de como repelente de hormigas.
Preparación: hervimos dos tazas de agua con la cáscara de una naranja dentro. Dejamos reposar durante 24 horas. Colamos y mezclamos con una cucharadita de jabón de castilla.

Ají o chile: eficaz remedio contra insectos blancos. El ají posee un compuesto llamado “capsicina”, el cual irrita y repele a muchos insectos.
Preparación: mezclamos media taza de ajíes molidos con un litro de agua. Lo dejamos en reposo durante 24 horas. Colamos y añadimos una cucharadita de jabón de castilla.
Por su poder irritante, debemos tener especial cuidado con los ojos, la piel y las mucosas a la hora de aplicarlo.

Solución de azúcar: además de aportar micro nutrientes al suelo constituye un eficaz remedio en la lucha contra los nematodos.
Preparación: mezclamos media taza de azúcar con 4 litros de agua. Lo removemos hasta disolver completamente el azúcar. Se aplica, en el suelo, alrededor de la planta tanto como tratamiento preventivo como curativo.

Hojas de tomate o papa: repele escarabajos, mata gusanos y larvas, y actúa como inhibidor del apetito de algunos insectos.
Preparación: maceramos dos tazas de hojas de tomate o papa, las mezclamos con un litro de agua y la dejamos reposar toda la noche. A la mañana, colamos la mezcla y añadimos una cucharadita de jabón de castillo y un litro más de agua. Se aplica tanto en el follaje como en el suelo.

Ajenjo: eficaz contra áfidos, orugas, larvas e incluso puede llegar a repeler serpientes.
Preparación: hervimos 250 gramos de hojas de ajenjo en 4 litros de agua durante 30 minutos. Mezclamos, colamos y dejamos que enfríe. Después añadimos una cucharadita de jabón de castilla.
Debemos tener especial cuidado con el uso de extractos de ajenjo alrededor de las plantas, ya que puede entorpecer su crecimiento.

Té de milenrama (achillea millifolium): se utiliza para combatir áfidos e insectos de cuerpo blando. Esta planta tiene propiedades insecticidas y fertilizantes.
Preparación: mezclamos una taza de hojas y tallos de la planta con media taza de agua, la dejamos en reposo durante 24 horas o más. Colamos, mezclamos con cuatro litros de agua, añadimos media taza de café soluble y una cucharadita de jabón de castilla. Se debe aplicar una o dos veces por semana. Se usa tanto como método curativo como preventivo.


Vinagre de sidra de manzana: se usa en el control de manchas foliares, mildius, roñas o cancros. También es muy eficaz contra la mancha negra del rosal (Diplocarpon rosae).
Preparación: mezclamos tres cucharaditas de vinagre (al 5%) en cuatro litros de agua. Aplicamos por la mañana en las plantas afectadas.

Bicarbonato de sodio: se utiliza en el tratamiento de antracnosis, tizones, manchas foliares, mildius polvosos y, en general, como funguicida.
Preparación: mezclamos una cucharada de bicarbonato y 2,5 cucharadas de aceite vegetal por cada cuatro litros de agua. Batimos la solución y le añadimos media cucharadita de jabón de castilla. Se aplica cada cinco o siete días.

Cebolleta: se emplea para el control de roña del manzano (venturia inaequalis), mildui de las cucurbitáceas (pseudoperonospora cubensis).
Preparación: cogemos un manojo de cebolletas picadas y las echamos en un recipiente de vidrio, añadimos un litro de agua hirviendo, dejamos enfriar, colamos y aplicamos dos o tres veces por semana.

Maíz y ajo: se usa para prevenir infecciones provocadas por todo tipo de hongos.
Preparación: licuamos un manojo de hojas de maíz, hojas de parrilla (clematis vitalba) y una buena cantidad de hojas (las que asemejan papel) de ajo. Incorporamos agua hasta obtener una solución no viscosa. Dejamos que repose alrededor de una hora, colamos y aplicamos.

Saúco (sambucus nigra): se emplea en el tratamiento de manchas negras y mildius.
Preparación: hervimos 250 gramos de hojas de saúco en medito litro de agua durante 30 minutos, sin dejar de remover. Colamos y añadimos una solución compuesta por una cucharada de jabón de castilla en medio litro de agua.

Aceite de ajo: se usa para controlar manchas foliares y mildius.
Preparación: mezclamos 85 gramos de dientes de ajo machacados con 28 gramos de aceite mineral. Dejamos en reposo durante 24 horas y colamos. Luego, mezclamos una cucharadita de emulsión de pescado con medio litro de agua, y añadimos una cucharada de jabón de castilla. Finalmente, combinamos el aceite de ajo con la solución de emulsión de pescado. Si la mantenemos en un recipiente hermético puede aguantar varios meses. Para aplicar el preparado, debemos mezclar dos cucharadas de solución con un litro de agua.

Rábano picante (armoracia rusticana): se utiliza para prevenir cualquier infección fungal.
Preparación: picamos finamente una taza de rábanos, y los mezclamos con medio litro de agua. Dejamos reposar 24 horas y colamos. Después, añadimos a la mezcla medio litro de agua y aplicamos.

Peróxido de hidrógeno o agua oxigenada: este compuesto evita que las esporas se adhieren a los tejidos de la planta. No causa daño a las plantas pero, con todo, debemos evitar utilizarla en plantas recién transplantadas o en semillas recién germinadas. Se usa en la prevención de infecciones por hongos y bacterias.
Aplicación: el peróxido de hidrógeno al 3% se aplica directamente sobre el haz y envés de las hojas; una vez por semana en el verano y dos veces por semana en invierno.

Leche: se emplea para combatir los mildius de las cucurbitáceas, asteráceas, etc.
Preparación: mezclamos medio litro de leche con medio litro de agua. Se aplica cada 3 o 4 días ante el primer signo de enfermedad o, también se usa como método preventivo.

Pautas de aplicación


Las aplicaciones se deben realizar durante las primeras horas de la mañana y/o antes de que anochezca. No debemos aplicarlas a temperaturas superiores a 25 ºC porque las plantas pueden sufrir quemaduras, provocadas por esas altas temperaturas.
Antes de utilizar cualquier preparado, debemos realizar una prueba en un área pequeña de la planta. Esperar 24 horas para observar algún efecto negativo y proceder si no observamos ningún daño.
Si no hemos obtenido buenos resultados, no debemos aumentar la dosis de los remedios sin probarlos primero.
Es importante delimitar el área de aplicación y evitar dañar a los enemigos naturales.
Debemos proteger las partes descubiertas de nuestro cuerpo. Algunos de estos ingredientes pueden ser muy irritantes para los ojos, piel y mucosas, especialmente el ají o chile.

Escribir comentario

Comentarios: 8

  • #1

    NORMAN ARROYO (sábado, 18 junio 2011 03:55)

    ME SERA DE MUCHA UTILIDAD EN LA REALIZACION DE NUESTRO HUERTO DE ORGANOPONIA

    GRACIAS N. ARROYO

  • #2

    MILO (martes, 08 noviembre 2011 14:47)

    Muy bien muy interesante. LO tendré en cuenta

  • #3

    norma (sábado, 06 octubre 2012 04:32)

    me agrada sigan subiendo estos tipos de recetas

  • #4

    rosa (martes, 23 abril 2013 01:28)

    gracias por las resetas los voy a aplicar en mi pequeño vivero soy de villa gesell, argentina muchas gracias

  • #5

    maria (martes, 23 abril 2013 16:33)

    hola rosa muchas gracias. para cualquier duda o suguerencia aqui estamos para atenderte ..bss

  • #6

    oscar (jueves, 23 mayo 2013 14:45)

    excelentes recomendaciones. muchas gracias.

  • #7

    marcelo cornejo (miércoles, 12 febrero 2014 17:39)

    Yo tenia larvas de palomillas en mi huerta y las combati con la solución de aji picante, ajo y jabon mesclado con agua. Me dio buenos resultados gracias por sus consejos.

  • #8

    manolo (lunes, 24 marzo 2014 21:24)

    gracias por estas ayudas que nos proporcionas, yo para la mosca blanca utilizo jabón potásico. 1 cucharilla de café por 500cl de agua, espero que el que lea esta receta le baya también como ami,saludos y gracias

  • loading

Búsqueda de Productos

CURRENT MOON